Sesión 10

Poemas breves en las nuevas tecnologías: epigramas, poemínimos, greguerías

Las nuevas tecnologías, como Tuiter (Twitter), por ejemplo, han reciclado algunos subgéneros líricos tradicionales y han dado un buen pretexto para reflexionar sobre su naturaleza y practicarlos con un nuevo sentido.

Epigramas, poemínimos y greguerías

Los subgéneros líricos que revisaremos en esta ocasión son: epigramas, greguerías y poemínimos. Todos ellos comparten tres características:

  1. Son subgéneros líricos, es decir, son tipos especiales de poemas.
  2. Son breves.
  3. Se enuncian a partir de una visión irónica o humorística del mundo.

Fuera de estas características compartidas, cabe señalar que sus orígenes se remontan a épocas diferentes y también a diversas culturas.

El epigrama, por su parte, surgió en la Antigüedad Clásica. Los romanos, por ejemplo, plasmaron en los epigramas temas de corte político y erótico. El epigrama consiste en un poema breve, irónico, que habla o interpela directamente a un/a interlocutor/a, quien típicamente es un político (un senador o el César), la amante en turno u otro poeta. En el epigrama hay acidez y crudeza, se critica duramente, mediante la ironía, al político, la amante o el compañero poeta. Los epigramistas fueron tradicionalmente varones, pero, claro, a partir de los cambios en la época contemporánea surgieron algunas excelentes epigramistas que proporcionan una visión femenina de este subgénero lírico.

La greguería consiste en una metáfora más humor, según la definición de su inventor, el escritor español Ramón Gómez de la Serna (1888-1963). Las greguerías son, pues, metáforas o imágenes muy visuales y llenas de humor. Semejan pequeños chistes metafóricos. No son chistes propiamente, pues la carga metafórica en las greguerías es igualmente importante que el humor.

El poemínimo fue un invento del escritor mexicano Efraín Huerta (1914-1982), y, al igual que la greguería, se sirve del humor. Sin embargo, no se concentra únicamente en las metáforas o imágenes, sino que muchas veces parodia dichos populares o da, en general, una visión humorística del mundo.

Las nuevas tecnologías: el caso de Tuiter

Los mencionados subgéneros líricos, que surgieron por separado en épocas y lugares diferentes, hoy se reciclan y se resignifican en las nuevas tecnologías, especialmente en Tuiter. Como sabrás, Tuiter es una red social en la que se puede publicar tuits o mensajes con una extensión máxima de 140 caracteres, incluyendo espacios y puntuación. Como en esta red social se puede divulgar cualquier texto con dicha extensión, naturalmente mucho de lo que se comparte son banalidades, aunque últimamente se ha usado también para comunicaciones de interés político o social.

Los poetas están usando esta red social, entre otras cosas, para publicar epigramas, greguerías y poemínimos, así como haikúes y otras creaciones poéticas, además de para divulgar noticias literarias. Asimismo, utilizan esta red algunos escritores que comparten textos literarios no pertenecientes a la poesía, tales como minificciones y aforismos, entre otros.

La reaparición de los subgéneros líricos breves en Tuiter les da una nueva significación, pues son publicados en una cronología o conjunto de textos en el que se mezcla una cantidad indeterminada de mensajes heterogéneos que provienen de diversos usuarios (personas, instituciones o entidades ficticias) a los que uno sigue, es decir, a quienes elige para que aparezcan ahí, en la cronología. Ésta constituye una suerte de antología, pues cada quien sigue a determinados usuarios de su preferencia. Quien escribe el tuit no se entera del contexto final en el que aparece su mensaje en las cronologías de sus seguidores o público lector.

Por otra parte, la publicación en esta red social es instantánea y ofrece la posibilidad de la crítica inmediata por parte de los seguidores. Éstos pueden criticar de manera inmediata un tuit (y en este caso, un epigrama, una greguería o un poemínimo), mediante herramientas como: 1. marcar como favorito el tuit, 2. retuitear (RT), es decir, reenviar el tuit a los propios seguidores, y 3. contestar al remitente del tuit con una crítica. La cuarta herramienta, claro está, consiste en la indiferencia, aunque su apreciación resulta difícil, ya que no siempre están conectados o presentes todos los seguidores.

Así pues, los subgéneros líricos humorísticos e irónicos se abren un nuevo camino en las redes sociales. Tradicionales y contemporáneos, estos subgéneros brindan a poetas actuales insospechadas posibilidades artísticas en la red.

Desde luego, la publicación de epigramas, greguerías, poemínimos y otros subgéneros líricos breves también abunda en libros impresos de poetas destacados de nuestra época.

Actividades:

  • Lee los textos de Alí Calderón, Alan Hoyle y César Navarrete sobre el epigrama, la greguería y el poemínimo, respectivamente.
  • Lee el texto de Josefina Guzmán sobre los géneros cortos.
  • Lee estos poemas (poemínimos y epigramas).
  • Investiga, por tu cuenta, más sobre el epigrama, la greguería y el poemínimo.

Ejercicio:

  • Escribe veinte tuits (mensajes de 140 caracteres máximo, incluyendo espacios y signos de puntuación); cada tuit debe ser un epigrama, un poemínimo o una greguería. No importa si no tienes una cuenta de Tuiter. Si no la tienes, simplemente escríbelos y luego cuenta los caracteres por medio de tu procesador de textos o manualmente. Copia tus tuits en el área de comentarios y te contestaré por esta misma vía. No olvides anotar tu nombre completo.
  • Si tienes una cuenta de Tuiter, además de hacer el ejercicio anterior, publica tus tuits y márcame en ellos: @ilianazuleta. No olvides que, además de publicar tus tuits, debes anotarlos también en el área de comentarios de este blog.

Bibliografía:

Textos teóricos:

Poemas:

  • Herrera, Leticia, Eduardo Lizalde y Edwin Madrid, epigramas, en Héctor Carreto, Vigencia del epigrama, México, Fósforo, 2006, pp. 75, 98 y 106-107.
  • Huerta, Efraín, poemínimos, en Ómnibus de poesía mexicana. Siglos XVI a XX: indígena, popular, novohispana, romántica, modernista, contemporánea, presentación, compilación y notas de Gabriel Zaid, México, Siglo XXI, 1989, pp. 593-594.